Palabra a palabra

Sentada en el salón de su casa, una tarde de 1952 María Moliner empezó a escribir un diccionario. ¡Un diccionario! En un audio que he recuperado de la web de Radiotelevisión Española se la oye explicar que aquel día cogió “un lápiz y una cuartilla” y comenzó a “esbozar un programa de diccionario”. Y se la escucha reír. “Y el diccionario que salió no tiene nada que ver porque yo proyectaba uno breve, unos seis meses de trabajo. Bueno, bien, no está mal…”. Pero esta erudita de las palabras no hizo buen cálculo, “…y la cosa se ha convertido en quince años de trabajo hasta la publicación de la primera edición”. Seguir leyendo

Creatividad y evolución

La creatividad es “la segunda seña de identidad del Homo Sapiens”. La primera, dice Ignacio Martínez, “posiblemente sea nuestra capacidad para cooperar, para la solidaridad”. Este paleontólogo y el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga recibieron el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica a cuenta de los descubrimientos de ese tesoro científico que es el yacimiento de Atapuerca. Un lugar excepcional para el estudio de la prehistoria y de nosotros mismos. A ambos los releo de vez en cuando tratando de hallar en las explicaciones de estos científicos destellos de lo mejor que somos, razones para la esperanza evolutiva. Seguir leyendo

Entre tanto ruido

Un joven toca el piano en la estación de tren parisina de Austerlitz. Al momento, en la imagen aparece otro chico, se detiene a su lado, lo observa un instante y se le une en una actuación imprevista para construir entre los dos una melodía hermosa y asombrosamente bien sincronizada. Ocurrió en el verano de 2013, aunque el vídeo que recoge la escena no fue subido a Internet hasta 2015 y ya es famosísimo. Quizás lo hayas visto. Al parecer, desde que fue colgado en la Fanpage del actor que interpreta a Sheldon Cooper -el personaje de la serie “The Big Bang Theory”- se hizo viral. Acabo de volver a verlo en YouTube para añadir el dato aquí y supera los veintitrés millones de reproducciones. Seguir leyendo

Sabía lo que quería

Joan Wiffen realizó uno de sus descubrimientos más importantes con setenta y siete años de edad: un hueso de tiranosaurio (uno de los dinosaurios más grandes conocidos por la ciencia). Cuando esto ocurrió, llevaba décadas entregada a la paleontología y a este logro le precedían tantos otros que le valieron el “título” de “Dama de los dinosaurios”. Me tiene atrapada la historia de esta científica -ya fallecida- que relata con interés Carolina Martínez, una profesora de la Universidad de La Laguna, doctora en Biología. Su artículo, “Joan Wiffen en el valle de los dinosaurios”, lo estoy leyendo en la web de Mujeres con ciencia (mujeresconciencia.com, este es su enlace por si lo quieres leer completo). Ahí cuenta cómo Joan, nacida en 1922 en Nueva Zelanda, compartió el mismo entorno educativo que sus coetáneas, cuya principal expectativa era “casarse y formar una familia”, por eso la niña se vio obligada a abandonar la escuela. Esa era la misma niña que se sentía “maravillada” cuando contemplaba conchas marinas. Seguir leyendo

Volver a lo esencial

Existe una nueva tribu urbana que se identifica como “los desconectados”. Según voy leyendo, “cuesta encontrarlos, pero existen”. Son personas “que se movían como pez en el agua por la web” y que, sin embargo, han decidido abandonar las redes sociales y limitar su uso de Internet. Estos desconectados “no son ermitaños que deciden aislarse del mundo”, es gente de ciudad. La información habla incluso de nativos digitales cuya relación con el entorno tecnológico les viene de cuna. No quieren renunciar a su actividad profesional ni a relacionarse con los demás. Lo que quieren, por lo que leo, es hacerlo de otra manera, volver a lo esencial. Seguir leyendo

Un aprendizaje profundo

Paco de Lucía tocaba la guitarra horas, horas y horas. Así fue desde que era niño. En un documental que realizó su hijo, Curro Sánchez, el guitarrista explica que siendo tan pequeño no tuvo que “aprender las bases del ritmo intelectualmente”. Eso era algo “inherente” a él; lo había oído como el que oye hablar. Para él, ese sonido “era tan familiar como entender las palabras que decía la gente”. Su padre le transmitió el amor al flamenco. Lo que tuvo que añadirle este músico prodigioso a eso que era “inherente” fueron toneladas de horas abrazado a la guitarra y un deseo irrefrenable de seguir descubriendo sonidos nuevos. Seguir leyendo

Con lo mejor que tengamos

En los albores del siglo XX, Marie Curie se afana en un hangar abandonado que hace las veces de laboratorio. Se afana y se desgasta hasta la extenuación para extraer el radio que se halla en la pechblenda, del que hacen falta varias toneladas para obtener apenas unos miligramos de radio lo suficientemente puro. En esos días de su historia, Marie ya está tras la pista de lo que tiempo más tarde supondría un descubrimiento de primer nivel, el desarrollo de la teoría de la radiactividad y un Nobel en Física (que no sería el único). Reconocimiento, popularidad, prestigio, admiración. Todo eso lo vivió la científica polaca. Y también lo que vino después. El escándalo público cuando se enamoró de Paul Langevin. Una tormenta devastadora sí, pero no un “hundimiento existencial”, como lo define Françoise Giroud en una de las narraciones de la vida de Marie Curie que más me gustan. Seguir leyendo

“Homo empathicus”

Marina tiene quince años y es alumna de un instituto de Girona. Está contando en la radio peculiaridades de su centro que lo hacen diferente a otros. Dice que con sus compañeros se organizan para salir a “ayudar a la comunidad”. Detalla que han formado diferentes “grupos de servicio” para echar una mano a la gente. Por ejemplo, unos dan soporte escolar con clases de refuerzo a críos a los que les cuesta sacar la tarea adelante. Otros se relacionan con ancianos que viven en geriátricos o en sus casas para ofrecerles compañía, contarse cosas o cargarles las bolsas de la compra. Y me pareció entender que hay quienes se ocupan también del mantenimiento de las instalaciones del propio instituto. Lejos de parecerles una lata todo esto, explica que les gusta salir fuera, no quedarse “encerrados en clase”, “estar con la gente”. Habla de un “sentimiento bonito”. A la directora del centro, Yolanda, la escucho expresar con claridad esta reformulación -sin embargo compleja- de la educación: “No educamos para el futuro, sino para practicar valores que ahora son necesarios y que son eficaces”. seguir leyendo

Elogiando la duda

Me despierta más interés la gente que de vez en cuando dice con modestia: “No sé, no lo tengo claro”. No digo que la duda tome el mando, me refiero más bien a permitir que la duda se cuele a veces entre rendijas, a no darlo por sentado, a repensarlo de otra forma, a remirarlo. Con el paso del tiempo veo la bondad de planteamientos que se sostienen, que se convierten en brújula. Pero otros, otros planteamientos abandonan seguridades y emergen como interrogantes. Ya no tan evidentes, no tan inapelables. Me acuerdo de Mario Bunge, el científico al que con noventa y tantos años a su espalda le leí aquello de: “He cambiado bastante de pensamiento”. Seguir leyendo

El baret de Miquel

Miquel Ruiz es un reputado cocinero valenciano que cada mañana hace la compra en el mercado de Denia, donde vive y trabaja. Luego se dirige a su bar familiar, que se llama El Baret de Miquel Ruiz, y allí cocina. “Baret”, al parecer, es el diminutivo de “bar” que utilizan los valencianos. Me suena, quizás, a lo que en Canarias llamamos “bareto”. A ver si alguien me lo puede aclarar. Podría ser un restaurante, un gastrobar o denominarlo de alguna otra manera, pero no. Él ha preferido que sea un bar de pueblo, lo que siempre fue, con “sillas desparejadas y servilletas de papel”. Miquel quiso ser cocinero desde que era pequeño. Aprendió con su madre, se formó en una escuela en Barcelona y hace eso que es tan gastronómico en nuestros días: reinterpreta la receta tradicional. El precio medio por comer aquí oscila entre los 15 y los 30 euros por persona, según leí. Si no equivoco las fechas, El Baret lleva funcionando cuatro años con lleno absoluto y reservas con meses de antelación. No es de extrañar su cocina estrella, porque este cocinero es de los de las estrellas Michelin. seguir leyendo

Currículum de fracasos

Tengo cierta inclinación a prestar mayor atención a quien habla desde su propia experiencia, desde su propio error. Me resulta más creíble, más provechoso, más inspirador. Johannes Haushofer es un profesor de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, cuyo historial educativo y profesional puede consultarse fácilmente en la web universitaria. Se trata de una larga lista de logros: una decena de premios, treinta y tantas publicaciones, varias investigaciones, participaciones en seminarios, conferencias, talleres, medios de comunicación… Un currículum extenso con referencias a su formación académica en la que aparecen nombres de universidades de peso como Oxford y Harvard, o el Instituto de Tecnología de Massachusetts. El brillante currículum, en fin, que cabe esperar de un docente universitario. seguir leyendo

Elogio de la imperfección

Messi asegura que no jugará más con la selección de su país, harto de no lograr el triunfo con ella. Y en medio de -al parecer- las miles de peticiones que ha recibido el jugador para que no abandone, leo con interés la carta que le ha remitido una maestra argentina. En el texto que han reproducido los periódicos deportivos, la docente explica que a sus alumnos ídolos del futbolista, les habla del “Messi que puede equivocarse hasta errando un penalti porque de fallas estamos hechas las personas y eso -añade- les muestra que hasta el más grande de todos los tiempos es imperfecto”. “No te rindas, no guardes la camiseta”, le pide la maestra en una carta extensa. seguir leyendo

Una felicidad más palpable

Tim Guénard es un apicultor francés al que su madre abandonó atado a un poste de electricidad cuando tenía tres años. Cuando había cumplido los cinco, su padre le dio una paliza que le envío directamente al hospital una larga temporada. Después de aquel horror, anduvo viviendo como pudo en un orfanato, en la calle, hasta en un hospital psiquiátrico al que llegó por una confusión administrativa, y en un reformatorio donde aprendió a pelear. Así se plantó Tim en la adolescencia con más rencor acumulado del que podamos imaginar. seguir leyendo

Deseos y quereres

Ando envuelta en la lectura de un libro que me autorregalé hace unos meses y que me atrapó por la carátula robusta y decorada, por la tipografía, por el rojo brillante del canto de las páginas, por la delicadeza de las ilustraciones…, hasta por su tamaño grande y pesado. Ese marketing tan estudiado en las ventas que me atrapó. Es la edición completa de Alicia, de Lewis Carroll, en una nueva reimpresión. Una más en los ciento cincuenta años de reimpresiones de este libro tan antiguo. Y tan conocido incluso entre quienes no se han zambullido en sus páginas. El autor del prólogo de esta edición explica que en ocasiones se ha dicho que los libros de Alicia han sido “el origen de toda la literatura infantil posterior”. No sé si será así, pero este libro no me parece que sea solo cosa de niños.  seguir leyendo

Profesionales excelentes

Howard Gardner afirma rotundo: “Las malas personas no pueden ser profesionales excelentes”. Aún más: “No llegan a serlo nunca”. Y el periodista de La Vanguardia que le entrevista le replica con sorna: “A mí se me ocurren algunas excepciones…”. Pero el científico de Harvard, descubridor de la Teoría de las Inteligencias Múltiples, le responde con datos en la mano. “Inicié un experimento, el Goodwork Project, para el que entrevisté a más de 1.200 individuos”(…)”Lo que hemos comprobado es que los mejores profesionales son siempre excelentes, comprometidos y éticos”.  seguir leyendo

Soledad creadora

Una de las claves del éxito de Apple es que se trata de una organización “increíblemente colaborativa”. A esto atribuía Steve Jobs el triunfo de la multinacional estadounidense, la empresa líder en el diseño y la producción de equipos electrónicos y software. Por eso -explicaba- no tiene comités de nada, sino que cada persona se responsabiliza de un área y luego se reúnen algunas horas a la semana para hablar de lo que están haciendo, de cómo va el negocio. “Y así, -decía- tenemos un excelente trabajo en equipo desde la cima de la compañía”. Según Jobs, ese trabajo depende de confiar en los demás, o sea, confiar en que cada uno hará su parte del trabajo sin necesidad de ser supervisado. Y trabajar todos al mismo tiempo, simultaneados y manteniéndose actualizados. seguir leyendo

El talentismo

“Ha llegado la hora de la solidaridad en el mundo de la empresa”. La afirmación es rompedora y la pronuncia con convicción Juan Carlos Cubeiro, que es uno de los expertos españoles en liderazgo y gestión de los recursos humanos con mayor proyección internacional. Cubeiro es de los que aseguran que la crisis y los cambios a que nos obligan estos tiempos no son pasajeros, que estamos ante un cambio de era y eso supone transformaciones de calado profundo. seguir leyendo

A qué esperar

Detecto un empecinamiento por el logro. Por conseguir el objetivo trazado, la meta marcada. Hay como una proliferación de gente empeñada en ayudarnos a conseguir, sí o sí, lo que nos propongamos. El “tú puedes” ese, insistente, que pone más el acento en obtener lo que sea que en aceptar con deportividad que no siempre se puede. Ese mensaje obstinado en hacer depender de las propias fuerzas o de las ganas propias la consecución del resultado esperado. Como si pudiéramos echarnos sobre nuestra espalda semejante anhelo, sin considerar otros factores, otros elementos. Inconvenientes y tropiezos que forman parte del juego y que no manejamos, mucho menos controlamos. Pero que determinan la partida. seguir leyendo

Inteligencia mética

Messi es un genio. Escucho hablar a los futboleros, que no escatiman en las etiquetas: es un mago, un artista. Incluso los que están en las antípodas del Barça, incluso los más críticos, los que sienten un completo desafecto por el equipo catalán -incluso estos-, dicen que Messi es una especie de extraterrestre en lo suyo. Y en el intercambio de opiniones, una periodista afirma con rotundidad: “La carrera deportiva de Messi acabará no cuando pierda la fuerza, sino cuando pierda la imaginación”. seguir leyendo

La excelencia

Ha llegado a mi correo un post en el que el autor reclama una “segunda alfabetización”. Lo firma un profesor de Secundaria y Bachillerato llamado Francisco Riquelme. En su artículo, el docente expone que los profesores sienten la “necesidad sincera” de reciclarse, que “hace falta formación”, pero que “sobre todo hace falta un reciclaje como personas”. “Y eso -explica- es otro nivel de formación”. En el artículo publicado en INED21, que es un portal digital de educación y aprendizaje, este profesor afirma que “con frecuencia caemos en una carrera formativa, que a veces es incluso neurótica, por saber más y más”. Habla de “furor formativo que aumenta el estrés por ser mejores profesionales”. No obstante, y esto es en lo que yo me detengo, asegura que para afrontar los conflictos en el aula y mejorar como docentes necesitan “algo diferente”. Y ese algo diferente -señala- tiene que ver con que logren “sentir que encajan en el aula y en la vida”. seguir leyendo

Ganar una vida

“Me has dado una vida, Daniel. Gracias”. Cuando el actor Miguel Herrán concluía así su intervención tras recibir el Goya al mejor actor revelación, tuve la sensación de que esa noche iba a ser difícil superar semejante agradecimiento tan profundo, tan definitivo. Desde hace unos pocos años para acá me he aficionado a ver la gala de entrega de los premios del cine español y no recuerdo unas palabras de tanto calado pronunciadas como si emergieran desde una sima. seguir leyendo

Encontrar lo que se ama (II)

Michael Phelps, el deportista que tiene veintidós medallas olímpicas -dieciocho de ellas de oro- quiere volver a competir. Tenía entendido que después de los Juegos de Londres de 2012, su intención era dejar la competición. Pero no, se está preparando para lanzarse de nuevo a la piscina. Es el hombre que ha ganado más medallas olímpicas, su botín ya le avala como el mejor nadador de todos los tiempos. ¿Quiere más medallas? Un reputado entrenador norteamericano llamado Jon Urbanchek dice que Phelps todavía puede nadar muy rápido, pero que no necesita más medallas de oro. Que “su motivación es disfrutar del deporte y atraer la atención del público hacia la natación”. Y añade, “se le ve maravillosamente bien en el agua”. seguir leyendo

Resilientes

Todavía no había pasado de la página veinte y ya me había parado unas cuantas veces a releer lo que tenía entre manos. Lo que voy leyendo son historias personales, experiencias, acompañadas de un análisis o una explicación técnica, el de la doctora Rafaela Santos, que es la presidenta del Instituto Español de Resiliencia. La primera vez que oí hablar de resiliencia fue a un entrenador de fútbol llamado Marcelo Bielsa, creo que por aquel entonces entrenaba al Athletic de Bilbao. El hombre no era muy dado a conceder entrevistas. No obstante, sí ofrecía charlas donde exponía su particular manera de entender su oficio. Un periodista se dio el trabajo de sintetizar algunas ideas clave y, entre ellas, subrayó la resiliencia. Según Bielsa, esta es la principal virtud de un deportista. Y lo explicaba diciendo que los grandes deportistas superan inmediatamente el dolor de la derrota o cualquier dolor que se le genere durante el juego. seguir leyendo

Grandes favores cotidianos

Ángel Turrillo es un taxista de Barcelona que frecuentaba hace algunos años la parada que tiene el hospital Sant Joan de Déu, centro de referencia de enfermedades raras de esa ciudad. Un día de julio de 2013 recogió allí a un matrimonio con un niño pequeño. A otro hijo lo dejaban ingresado con una dolencia grave. En aquel trayecto hasta el domicilio familiar, el taxista recuerda que hablaron de la crisis, que escuchó aquello de “¡vaya momento que estamos pasando!”. Y cuando lo describe dice: “Tú vas tragando y oyendo a esta familia que te cuenta su problema”. Y cuando llega el final de la carrera, que el taxímetro marcaba siete u ocho euros el servicio, la mujer no encuentra el dinero para pagar. Ángel: “Mire señora, no se preocupe, que hoy no se paga”. seguir leyendo

Inteligencia social

“Los niños aprenden de lo que los rodea”. La frase es de María Montessori, una educadora nacida en 1870 que tuvo mucho que ver en la renovación de los métodos pedagógicos de principios del siglo XX. Investigando para escribir este artículo he descubierto que Montessori fue una humanista italiana, que, además de su vocación por la enseñanza, fue la primera mujer que se graduó en Medicina en Italia. También se desarrolló en la filosofía, la antropología, la biología y en otras áreas que me ahorro para no cansarte. Tiene un perfil muy interesante y hay abundante información en Internet. seguir leyendo

El paradigma del 10

Benjamin Zander es un director de orquesta británico, titular de la Filarmónica de Boston, que tiene una muy peculiar forma de enseñar a sus alumnos, de dirigir a sus músicos y de transmitir la vibración musical hasta conmover a su auditorio, incluso a los más desinteresados por la música clásica. Lo he visto en varias ocasiones a través de la red. La última vez me lo ha recordado un amigo que compartió uno de sus vídeos en Facebook. No sé si habrá cientos o miles de grabaciones circulando en Internet de sus actuaciones-intervenciones cargadas de espectacularidad y que van más allá de su interpretación musical. Zander explica que a los 45 años y tras veinte conduciendo orquestas, cayó en la cuenta de que el director es el único que no produce sonidos, y que su “poder” depende de su “habilidad para hacer poderosas a otras personas”. Este descubrimiento transformó su vida, porque comprendió que su trabajo consistía en “despertar posibilidades” en los demás. seguir leyendo

Copiando a los niños

Cuando alguien pregunta en una clase de niños y niñas quiénes saben dibujar, todos se apresuran y levantan la mano. Cuando haces la misma pregunta en un grupo de adultos, solo algunos lo hacen. Así empieza una de sus charlas José Miguel Sánchez. La que yo vi en TDEx la inicia justamente con esta pregunta a los asistentes. Y así es, algunas personas alzan la mano y otras no. ¿Por qué razón adultos que siendo niños se atrevían a dibujar, hoy sin embargo han dejado de ser dibujantes? ¿Por qué a medida que nos hacemos mayores vamos perdiendo capacidades que, sin duda, teníamos? seguir leyendo

¿Talento o inteligencia?

“¿Qué son más necesarias las personas talentosas o las personas inteligentes?” Y José Antonio Marina responde con seguridad: “las primeras”. La entrevista discurría en el marco de organizaciones empresariales o sociales y su contexto. El talento, o mejor, el concepto de talento, es un valor en alza en el mundo de los recursos humanos que se van adaptando a las exigencias del cambio de era. Cualquiera que preste atención a los discursos que abordan la nueva concepción del trabajo y las organizaciones, se da cuenta de que el talento está en boga. seguir leyendo

El don de la creatividad

Gillian Lynne es una bailarina inglesa, autora de las coreografías de grandes musicales como “Cats” y “El fantasma de la ópera”. En una interesante charla TED impartida por Ken Robinson, he podido escuchar la curiosísima forma en la que sus padres descubrieron su talento. Eran los años treinta. Resulta que Gillian, con ocho años, era un desastre en la escuela y sus padres recibieron una carta en la que expresaban que la niña, probablemente, tenía un trastorno de aprendizaje. No se podía concentrar y se movía de forma nerviosa. Según Robinson, hoy seguramente le habrían diagnosticado un “trastorno por déficit de atención con hiperactividad”. seguir leyendo

Cuando no se puede

A cuenta del trabajo, he vuelto a ver las imágenes del Cholo Simeone tras la derrota de su equipo en la final de la Champions el año pasado. El Atlético estuvo por delante prácticamente todo el partido, pero en el minuto 93 el Real Madrid empató, y en la prórroga le ganó. He vuelto a contemplar la cara de jugadores y aficionados tras aquel intenso desgaste físico y el mucho sufrimiento en la grada. Rostros y gestos de una derrota amarga como pocas. Después de tanto intento y tanto esfuerzo, tanta frustración, tanta rabia y tanta pena. Dicen los futboleros que para el Atlético llegar a esa final fue una especie de milagro, y lo tuvieron casi por completo ahí mismo. Y no pudo ser. seguir leyendo

Encontrar lo que se ama

En la pizarra de una cafetería cercana a mi casa he leído justo debajo del menú del día: “El secreto de la felicidad es simple, averigua qué es lo que te gusta y dirige tus energías en esa dirección”.

“El secreto de la felicidad…”.

Existe un concepto denominado “fluir” que expuso un investigador húngaro, de apellido casi impronunciable para mí, llamado Mihaliy Csikszentmihaly. “Fluir” define aquellas ocasiones en que una persona está tan involucrada en la actividad que le está ocupando y está disfrutando tanto con ella, que parece quedar abstraída y concentrada solo en el esfuerzo, que no es esfuerzo por ser tan placentero. Y esta experiencia en la que la persona decide ponerse manos a la obra voluntariamente, que lo hace porque quiere, este dedicarnos en cuerpo y alma a tal o cual labor se aproxima mucho a la felicidad. Csikszentmihalyi vincula “fluir” a “felicidad” si aquello que tanto nos lleva la vida conduce a un crecimiento personal por encima de otras compensaciones. seguir leyendo

Nadie llega solo

La primera vez que me publicaron un artículo tenía catorce años y fue en el periódico Jornada. En aquel entonces yo estudiaba en el Hogar Escuela, mi colegio y mi casa también, el colegio que siempre llevaré en mi corazón (y estuve en unos pocos). Tenía un profesor, Julián Escribano, que escribía una columna periódicamente en EL DÍA. Una mañana se acercó hasta mi mesa y me preguntó si me parecía bien que se llevara uno de mis escritos para editarlo en la prensa. Esta naturaleza mía tímida no me permitió hacer aspavientos, pero en realidad me puse loca de contenta y el profesor se llevó mis cuatro letras hilvanadas de aquella manera. Por lo que recuerdo, contaba una experiencia personal relacionada con una fiesta del colegio, o algo así. Escribía de las cosas que me rodeaban, de lo que me gustaba y de lo que no me gustaba, según. De qué otra cosa podía escribir. A lo que voy no es al contenido de un modestísimo comentario que ahora me resulta anecdótico y entrañable. En lo que me quiero detener es en el gesto de un profesor, que se ofreció a intermediar para que alguien pudiera hacerme un pequeño hueco en el periódico. Y al día siguiente fue publicado. seguir leyendo

Ensayo y error

Un docente me contó hace unos días que, al prepararse las oposiciones, cayó en la cuenta de que su método de aprendizaje estaba basado en la equivocación. Cuando repasaba los temas estudiados, lograba afianzar mejor la información en la que fallaba la memoria y cometía el error. De manera que cada vez que erraba, cada equivocación le ayudaba a amarrar los conceptos. Hace años que aprobó la oposición y es profesor. Me acordé de esta conversación cuando leí un titular de la revista Muy Interesante que dice así: “Equivocarse es bueno para la memoria”. La noticia cuenta que un equipo de investigadores de Toronto (Canadá) ha realizado un estudio sobre la conexión entre el aprendizaje, la memoria y el conocimiento, y ha concluido que “cometer errores en el proceso de aprendizaje puede beneficiar a la memoria”. Los científicos explican que “hacer conjeturas al azar no parece beneficiar a la memoria, pero acercarse a la respuesta parece actuar como un trampolín para la recuperación de la información correcta”. seguir leyendo

Escuchar y comprender

Soy seguidora del programa “No es un día cualquiera” de Radio Nacional de España, que se emite las mañanas de los fines de semana y que presenta Pepa Fernández. Hace años que empecé a escucharlo con interés, y esta temporada ha vuelto a engancharme. Es un programa sosegado, cargado de contenidos atractivos y con gente de la que aporta cosas sustanciosas. De ese tipo de programas que entretienen y en el que, además, puedes ir aprendiendo cosas nuevas. Siempre me pareció, en este sentido, muy didáctico. Creo que lo concibieron y lo diseñaron con una vocación claramente educativa. A través de este programa de radio aprendí yo la diferencia entre oír y escuchar. La diferencia entre percibir los sonidos con el oído y prestar atención a lo que se oye. De ahí que los seguidores de “No es un día cualquiera” no seamos oyentes, sino escuchantes. La comunicación real, para que tenga calidad, tiene que basarse en una disposición de escucha, que a decir verdad no vive, me parece a mí, su mejor momento. Oír no es escuchar. Salvo que exista un problema de salud, todos tenemos la posibilidad de oír, pero desde luego no todos ejercemos la capacidad de escuchar que, además de buen oído, exige otras muchas cosas. seguir leyendo

Partido a partido

La expresión la ha puesto de moda Diego Simeone, el entrenador del Atlético de Madrid. Aunque mi amiga Maite Castro, veterana del periodismo deportivo, me ha aclarado que no es nueva y que hace años ya la utilizaba, por ejemplo, Rafa Benítez cuando entrenaba al Tenerife. Me gusta la expresión. Es clara, precisa, certera. Me la escribí hace algunos meses en un pósit que coloqué en un lugar visible, para tenerla siempre muy en cuenta. No se puede decir con más sencillez, una verdad más grande. A José Luis Oltra, entrenador también de fútbol, también del Tenerife, y con aportaciones brillantes, le escuché una vez decir: “A veces avanzamos un pasito, otras una zancada, pero siempre vamos poco a poco”. Magníficamente expresado, de otra manera. “Poco a poco”, “partido a partido”. Progreso, en definitiva. Un esfuerzo constante, que no sobresfuerzo. Sin apáticas pausas, sin asfixiantes prisas. seguir leyendo