El don de la creatividad

Gillian Lynne es una bailarina inglesa, autora de las coreografías de grandes musicales como “Cats” y “El fantasma de la ópera”. En una interesante charla TED impartida por Ken Robinson, he podido escuchar la curiosísima forma en la que sus padres descubrieron su talento. Eran los años treinta. Resulta que Gillian, con ocho años, era un desastre en la escuela y sus padres recibieron una carta en la que expresaban que la niña, probablemente, tenía un trastorno de aprendizaje. No se podía concentrar y se movía de forma nerviosa. Según Robinson, hoy seguramente le habrían diagnosticado un “trastorno por déficit de atención con hiperactividad”. seguir leyendo