Ganar una vida

“Me has dado una vida, Daniel. Gracias”. Cuando el actor Miguel Herrán concluía así su intervención tras recibir el Goya al mejor actor revelación, tuve la sensación de que esa noche iba a ser difícil superar semejante agradecimiento tan profundo, tan definitivo. Desde hace unos pocos años para acá me he aficionado a ver la gala de entrega de los premios del cine español y no recuerdo unas palabras de tanto calado pronunciadas como si emergieran desde una sima. seguir leyendo