Palabra a palabra

Sentada en el salón de su casa, una tarde de 1952 María Moliner empezó a escribir un diccionario. ¡Un diccionario! En un audio que he recuperado de la web de Radiotelevisión Española se la oye explicar que aquel día cogió “un lápiz y una cuartilla” y comenzó a “esbozar un programa de diccionario”. Y se la escucha reír. “Y el diccionario que salió no tiene nada que ver porque yo proyectaba uno breve, unos seis meses de trabajo. Bueno, bien, no está mal…”. Pero esta erudita de las palabras no hizo buen cálculo, “…y la cosa se ha convertido en quince años de trabajo hasta la publicación de la primera edición”. Seguir leyendo